Home

“Hoy os acompañaremos a pasear por el mercado de La Boqueria de Barcelona, uno de los puntos turísticos más emblemáticos de la ciudad condal, que aunque es muy conocido por el gran turismo no ha perdido su encanto histórico y su uso diario como mercado de abastos del barrio y la ciudad.

En realidad, La Boqueria es el nombre popular (ya convertido en oficial) del denominado Mercat de Sant Josep. Situado en pleno centro turístico, en la fantástica Rambla de Catalunya, que en el tramo comprendido entre la font de Canaletes y Colón, se denomina simplemente: “La Rambla“. A parte de ser el mercado más popular de Catalunya, es uno de los más grandes y antiguos e indudablemente, es un rincón de Barcelona imprescindible, lleno de encanto y colorido, una visita que cautivará la vista, el olfato y el gusto de cualquiera que se acerque.

Una explosión de colores y sabores nos recibe nada más entrar

Una explosión de colores y sabores nos recibe nada más entrar

El mercado se inauguró en 1836, pero sus orígenes datan del siglo XIII, como zona de paradas de venta de carne al aire libre, ante las puertas de la antigua ciudad, a extramuros en la explanada del Pla de la Boqueria, llamado también Pla del Pes de la Palla (plana del peso de la paja), por que era también zona donde se pesaba para la venta las pacas de paja. Posteriormente fueron sumándose la venta de animales, la venta de hortalizas, de la vendimia.

Toda estas actividades se llevaron a cabo frente a las puertas y en los mismos huertos del antiguo Convento de Sant Josep, convento carmelitano fundado en 1586 y que perduró hasta su incendio y demolición en 1835, durante los motines anticlericales del día de Sant Jaume (25 de Julio). En su lugar, se quiso construir la plaza abierta más grande de Barcelona, con porches con columnatas a su alrededor, que debía llamarse Plaza del Trabajo. El mercado se trasladó entonces y de manera temporal al interior de esta plaza, donde persiste a día de hoy. Las obras de techado datan de 1840 aunque el techo metálico actual es de 1914.

De que tamaño lo quiere, oiga?

De que tamaño lo quiere, oiga?

La curiosa distribución actual de los puestos de venta, se ha ido conformando gradualmente a lo largo de las sucesivas remodelaciones aunque el plano actual data de 1911, con la “illa del peix” (isla del pescado) en el centro; las carnicerías y charcuterías en la zona de la Plaza Garduña (al fondo entrando por La Rambla) y las fruterías y verdulerías en la entrada por Ramblas.

Pernils Boqueria

Entero, a peso, deshuesado, en tapa o montadito… está para comérselo

A día de hoy este es un punto espectacular de la ciudad, no solo para el aficionado al buen comer, por supuesto, sino para los amantes de la historia, de la arquitectura o de la fotografía. Se trata de un mercado lleno de encanto y colorido que se convierte en todo un festival de olores y colores al pasear por los pasillos de entrada, rodeado por frutas y verduras de todo el mundo, colocadas con tal gracia y gusto que podría tratarse de un museo. 
Se pueden encontrar verduras y hortalizas de altísima calidad, tanto de la zona como del último confín del mundo.

En la zona de carnes y charcuterías, todo el producto que encontraréis no sólo es de gran calidad sino que además es de regiones con denominación de origen, o de rincones muy característicos, como el buey de Lugo (el de verdad), el lechón de Ávila, el pollo “de pota Blava” del Prat, la pularda de Bresse, sólo a modo de ejemplo.

Pebrots Boqueria

¿A que no encuentro el que yo buscaba…?

A nuestro entender, sin embargo y con el permiso de las vistosas fruterías, la joya de La Boqueria es la illa del Peix. Una auténtica gozada para los sentidos. Allí tenéis donde encontrar pescados y mariscos que de otro modo sería imposible comprar, al menos fresco. Y en la gran mayoría de las paradas están especializadas en un producto como el atún rojo, el bogavante y el escamarlà (o cigala), o el marisco de concha. En muchas de estas paradas sin embargo, el producto no es fijo y dependerá (como debe ser) de lo que el mar permita ese día, por lo que el producto que encontraréis no sólo es fresco sino que en muchos casos llega vivo por ser de proximidad… qué hambre, ¿no?

¿Por donde empezamos?.....

¿Por donde empezamos?…..

A parte de todo lo anterior, que no es poco, hay que añadir la posibilidad de degustar los productos del propio mercado en los puestos que sirven desayunos y almuerzos, muchos de ellos en formato tapa, desde bien temprano y hasta una hora prudente entrada la mañana.
Entre todos ellos hay que destacar el emblemático “Pinotxo”, que por ser lo que es bien merece un artículo aparte.

Un lugar muy adecuado para gourmets... y todos los demás

Un lugar muy adecuado para gourmets… y todos los demás

Por la tarde, el mercado entero baja de revoluciones aunque se mantiene bullicioso como siempre. La isla del pescado y la carne funcionan aunque a medio gas, sin embargo, aumenta la actividad en la zona de entrada, la más turística, allí nos encontramos con paradas donde nos ofrecen zumos variados recién exprimidos y raciones de frutas cortadas para amenizar la visita al mercado.

En resumen, que este es un lugar únicamente recomendable para el que quiere pasear, para el buen gourmet, para el tragaldabas glotón, para el que solo quiere hacer tiempo, para el que busca la foto pintoresca, para el que solo tiene ojos para el modernismo catalán, para el vegetariano o para el que le gusta conocer a gente frente a un plato… ¿me dejo a alguien?

… ¿Cuándo volvemos?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s